VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

martes, 23 de noviembre de 2010

Deslizamiento de tierras en Tornavacas.

Han pasado unos años desde que ocurrió este deslizamiento de tierras a las afueras del casco urbano de Tornavacas.
El desencadenante fue una excavación al pie del talud de la carretera, supongo que para obtener material complementario necesario para alguna obra. Al eliminarse la parte baja del talud, se inestabilizó la ladera y formó la típica rotura subcircular con desplazamiento de todo el conjunto por gravedad.
Afectó tanto a la carretera como a unas construcciones, parte de las cuales fueron literalmente destruidas (es el caso de una piscina, en color azul).
El resultado pudo haber sido peor de haber afectado a los dos edificios cercanos, pues se utilizan como residencia habitual. Aún hoy quizá ni se puedan utilizar, por el riesgo que supone habitarlos en tales circunstancias.
Lo sorprendente es la parsimonia con que las autoridades han tratado el asunto, pues las fotos están hechas al menos un año después de que se produjera el fenómeno. Lo lógico hubiera sido recuperar la estabilidad del talud de manera inmediata, amén de consolidar los cimientos de los edificios perimetrales a la rotura.