VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

lunes, 3 de octubre de 2011

"Mineralografía elemental", de Ismael Roso de Luna.

Estas novedades son de casi ya incunables de la Mineralogía. En este caso traigo la que es considerada primera publicación de Ismael Roso de Luna, Mineralografía Elemental, de 1931, que obtuvo el tercer premio del legado "Gómez Pardo" el año anterior. Se trata de una sistemática para el estudio de minerales opacos. Toda una primicia en la España de aquellos tiempos.
Sin duda, este ingeniero de minas de Logrosán fue uno de los personajes más destacados de la ciencia del S. XX extremeña, cuya obra y valor científico apenas han sido estudiados. A Ismael, como ya se sabe, se le conoce más por haber firmado numerosas cartas geológicas con el geólogo (y cuñado) Francisco Hernández-Pacheco de la Cuesta.
Este tipo de publicaciones deberían ser consideradas patrimonio bibliográfico mueble a todos los efectos. Al menos, para mi lo son. Mañana presentaré otra obra extraordinaria de Isamel Roso de Luna.

Incluyo a continuación el prólogo del profesor Fábrega y una imagen.