VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

martes, 1 de octubre de 2013

"Cambio cuarzo por topacio": noticia de El Periódico Extremadura (29-09-2013).

En El Periódico Extremadura, Guadalupe Moral incluye un pequeño artículo sobre la Mesa de Intercambio de Minerales de Extremadura, que viene celebrándose en Santa Marta de lso Barros desde hace tres años. Hay una errata: la Mesa no la organizaba la Asociación Geológica de Extremadura, sino Javier Subirán, como las dos primeras. Otra errata es que Euardo Rebollada es realmente el tesorero de la citada asociación, no el presidente.


La noticia, transcrita (y levemente corregida) es ésta:

Se fijan en el color, en la forma y en la dureza para decidirse. Y también en su propia colección, para enriquecerla. Son los aficionados a la mineralogía, que el pasado fin de semana se reunieron en Santa Marta de los Barros para admirar sus tesoros naturales y trocarlos en la Mesa de Intercambio de Minerales que organiza la Asociación Geológica de Extremadura. Es la tercera edición de esta jornada, cuya afición está muy arraigada en la región y sigue ganando adeptos.

Y es que la región es en sí un tesoro, tanto para los que buscan aprovecharse y sacar rédito económico de los recursos geológicos extremeños (oro, plata, plomo,...) como para los aficionados al coleccionismo. Muchos de estos aficionados además de asistir a esta cita de intercambio continúan acudiendo periódicamente a las numerosas minas abandonadas que existen en Extremadura en busca de estos tesoros de la naturaleza para ampliar sus colecciones.

"Lo que define a nuestra región es la antigüedad de sus rocas -de más de 600 millones de años- y su gran diversidad", destaca Eduardo Rebollada, de la asociación geológica. La variedad es enorme, desde los más comunes y fáciles de encontrar como el cuarzo en sus diferentes variedades -amatista, cuarzo rosado, cristal de roca...-, calcita, feldespatos -muy abundante en los granitos-, anfíboles, minerales de hierro, sulfuros -pirita, esfalerita o galena- o casiterita hasta otros menos abundantes, pero igual de conocidos como la vanadinita, scheelita, wolframita, apatito, ambligonita, vonsenita, turquesa o topacio, e incluso alguno hallado solo en Extremadura, la calderonita, un bello mineral de color rojizo descubierto en una mina de Santa Marta de los Barros.

La labor de los coleccionistas es vital para el desarrollo y el conocimiento del sector. De hecho, hay museos en los que contemplar colecciones de aficionados, o como la de Vicente Sos Baynat, un geólogo castellonense que descubrió numerosos yacimientos minerales en Extremadura. Hoy su colección está expuesta en el Museo Abierto de Mérida. También se puede visitar una interesante colección en Mugemisa, un museo en Santa Marta, así como otras colecciones particulares, fuentes esenciales para el conocimiento de la gran cantidad de yacimientos y variedades minerales que no aparecen en los libros.

Desde la primera hasta la última mesa extremeña de intercambio de minerales, organizadas todas por Javier Subirán durante los últimos tres años. La última, además, consolida esta actividad como una fuente de conocimiento y sabiduría.